Posteado por: Gaby Correa | junio 6, 2012

Lecturas UCDM

La visión Crística

 

UCDM Gaby“…iluminando el ojo de vuestro corazón para que conozcáis cual es la esperanza a que habéis sido llamados por él; cuál la riqueza de la gloria otorgada por él en herencia a los santos…” Efesio 1 18

 

 

El estado de la visión Crística, corresponde al nivel energético de acceso a los mundos interiores y esa puerta pasa por la frente en un punto ubicado entre las cejas que comúnmente llaman el tercer ojo.

Se trata del grado de consciencia que maneja las relaciones de las operaciones y funciones activas en contacto con el mundo espiritual a nivel atómico y hasta subatómico. Es la consciencia de la voluntad pura que impulsa el individuo a pasar del saber a la acción verdadera.

A través del sexto estado de consciencia se realiza la percepción consciente del ser Crístico. En él se asienta la fuerza espiritual superior. Es decir, la capacidad espiritual de la videncia y esa herramienta ayuda a ampliar nuestra comprensión de la verdadera vida, favoreciendo el discernimiento consciente en la misma. En el nivel físico y somático es la central de mando superior del sistema endocrino y medular, principal fuente de energías hormonales para todo el organismo.

El estado y punto de recepción energético del tercer ojo, abre el sello hacia el mundo espiritual, mostrando al viajero su cuerpo del alma, y en la medida de su progreso lo hará con su Espíritu. En su momento la sustancia de Luz espiritual será autorizada a entrar y activar la conciencia divina del individuo. El aspirante conocerá y evolucionará a través de la vivencia puntual de la salida del cuerpo físico de su alma-consciencia.

Esas experiencias, fortalecerá su don de presentimiento junto con la intuición, sabiendo que el mismo está siendo guiado por el mundo espiritual. Eso significa, discernimiento, nuevo conocimiento, creación e intuición proveniente de la mente de Dios y de la hermandad espiritual. Siempre y cuando la persona se limpia en este estado de toda envidia, especialmente con la caridad.

En algún momento del proceso se pueden manifestar y de hecho continúan haciéndose presente ciertas energías negativas al estar trabajando espiritualmente, sea en meditación u oración y de forma espontanea. Sin embargo, si aparecen o si se sienten, son aún nuestras propias oscuridades que hemos atraídas durante tiempo por nuestras identificaciones, errores y malentendidos. Si se hacen visibles es para que justamente nos curemos de ellas en la Luz, por lo mismo el temor ahí debe ser superado.

Ese nivel asimismo es portador de gran Luz y corresponde a la puerta de la iglesia de Filadelfia y vale demasiado la pena franquéala.

“Conozco tu conducta: mira que he abierto ante ti una puerta que nadie pueda cerrar, porque, aunque tienes poco poder, has guardado mi Palabra y no has renegado de mi nombre.” Apocalipsis 3 8

Cuando la limpieza del alma llega a la altura del entrecejo se dice que se abre el ojo de la Sabiduría, es decir, el ojo Visor. En este centro magnético mora la mente del Padre que está normalmente oculta. Pensamos quizás que eso puede confirmar la respuesta de Jesús a María Magdalena. La videncia intelectual depende de ese estado de consciencia y está relacionado directamente como lo hemos dicho con la glándula pituitaria. En los aspectos del equilibrio físico tiene un papel preponderante, distribuyendo una gran cantidad de hormonas para estimular los demás centros de energía en todo el cuerpo. Es el gran controlador en todos los aspectos y por lo mismo vemos la razón por la cual le corresponde las impresiones jupiterianas. Pues, si no hay esa armonía en ese nivel, la mente tiende en perturbarse ya que quedaría está sujeta a su variable y denso estado carnal.

En realidad la comprensión de este plano de energía rebasa nuestro entendimiento humano y simplemente tratamos aquí de dar ciertas indicaciones aproximativas. Porque solo la vivencia directa e individual puede eventualmente proporcionarnos parte de este conocimiento al vivir esa experiencia. Con la visión Crística no solo se da el desprendimiento completo de la consciencia del cuerpo, sino también se da parcialmente y eso incluye lo que se denominan como la videncia y en casos muy raros la clarividencia, pero, nos parece que pertenece más bien al último nivel de purificación del ser. En eso, se recomienda por su misma intimidad y refinamiento, que el vidente sea discreto y modesto en cuanto a esas revelaciones.

Agregar una advertencia del vidente Rudolfo Steiner, que nos dice que cuando el aspirante vive el fenómeno de la videncia no debe perderse en demasía reflexiones sobre el significado de la visión, ya que este esfuerzo racional lo alejaría en efecto del buen camino. Pero, de cualquier forma será una comprensión íntima y personal.

El estado de consciencia Crística revela el orden interior del Maestro. Es decir, aunque  se descubre sólo una parte interna del ser Crístico. No obstante, es mucho, ya que el sujeto tiene absoluta confianza en Dios. Domina sobre la inteligencia en general y el discernimiento en particular, tiene alto sentido de la perspicacia que le da el centro de la visión espiritual. Representa el famoso disco alado, para quienes desean escudriñar más aún sus múltiples aspectos.

La visión Crística es contenida en el plano divino, es decir, en la mente de Dios y por ende podemos tener acceso a esa última, aunque tenga un grado vibratorio muy alto, ya que Él se puede manifestar aparte a la hora que quiere. La mística sufí nos indica que esa sexta zona sutil es el Jesús de nuestro ser, con justa razón coincide totalmente con lo dicho aquí. También Pablo en la epístola a los Efesios nos ilustra de manera similar con el triunfo y supremacía de Cristo.

El centro frontal es de considerar como la puerta del alma-consciencia, esa energía es aplicable a la percepción y a la autoridad, ya que el ser al recibir y desarrollar esa potencia espiritual, tiene la experiencia que validará su acción en la materia.

Desde el punto de vista existencial del plano astral, a ese nivel le corresponde una figura emocional benéfica como la filantropía, esa energía encarna el principio del equilibrio, la autoridad, el orden, la estabilidad en el progreso, la abundancia y la preservación de la jerarquía establecida. Impulsa la legalidad social, la riqueza, el optimismo y la confianza. Su función astral es emprender, consideramos que está situado en el punto del espacio al este y la operatividad está en la acción y la dirección voluntaria.

Para cruzar esta puerta, definitivamente es necesario vencer el miedo a la muerte y a toda otra índole de temor. Pues, dar el salto a esa otra realidad, pasando por la puerta de la visión Crística con el alma-consciencia, requiere al comienzo de valor y fe. Porque el aspirante siente y sabe que va dejar su cuerpo físico ahí, de alguna manera es como si se sintiera morir, por eso la fe y el valor son necesarios para desprenderse.

Cuando el tercer ojo esta vivificado o si el Maestro lo decide así, aunque la persona no esté del todo preparada, el individuo empieza a ver y vivir por su tercer ojo e inclusive viaja con el cuerpo del alma conscientemente. Sin embargo, esto serán vivencias individuales y por lo mismo no podemos generalizar sus impresiones. En efecto, el desarrollo completo del tercer ojo puede favorecer también los viajes con visión especial en el astral y en lo espiritual de diferentes índoles. Pero, todas esas clases de experiencias son particulares e imposibilita ser demasiado específicos. Sin embargo, vamos a mencionar brevemente un rango de visión menor que sería aquí la visión imaginaria aparte de las beatificas y abstractivas como intelectuales. Las videncias de esos tipos se presentan como capsulas enfocada a través de alguna manera como con un telescopio, se dan en la materia sensitiva del sujeto. Ahora, las visiones más comunes las podrían llamar corpóreas o como le dice María d’Agreda las visiones dada con el cuerpo aéreo condensado, ya que se representan verdaderamente en sus dimensiones y sus cantidades.

A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.” Daniel 1 17

En este nivel, ya el viajero ha realizado la eliminación relativa de la entidad propia y ha eliminado toda duda. Eso le da a la persona un cierto estado de liberación al descubrir ese grado de iluminación. Es de alguna manera la ante sala a la boda mística entre el alma y el espíritu, ya que el Cristo interno nace de esa unión, siendo esa alianza la propia iluminación.

“Pues os tengo desposados con un solo esposo para presentaros cual casta virgen a Cristo.” II Corintios 11 2

Esa casta virgen no es otra cosa que el alma ya purificada y lista para recibir el Espíritu, no obstante, esta debe aún prepararse para la boda mística.

Pues, aún falta un largo camino para unirnos al estado divino del Padre.

Parece necesario aún en el estado consciente de la visión Crística, de conservar virtualmente el vehículo de la individualización o personalidad, ya que esa forma de energía vehicular nos permite ser, actuar y servir en los distintos mundos con nuestra imagen particular como puente. Por otro lado, debemos tomar en cuenta de hecho que esa imagen será la imagen y semejanza de Dios sobre la tierra, que el Espíritu usa como instrumento.

A nivel humano, tanto religioso como tradicional se usa comúnmente también las imágenes de los santos como representación y puente, tomando en cuenta de hecho que personifican un espíritu vivo. Pues, es conveniente subrayarlo, para comprender que la idea de culpa sobre la persona de algunas tradiciones o de la eliminación de toda imagen de algunas religiones, no viene realmente al caso en esa comprensión y desarrollo espiritual. Si bien, no olvidemos que en esencia el Espíritu es Uno y el aspirante avisado no se cuelga de ellas, pero, se ve como recordatorio por una funcionalidad practica de la Luz para que se diversifique en su manifestación y apoyo. De hecho puede ser una cuestión cultural también.

Por lo mismo, lo advertimos anteriormente que una imagen no es una realidad en sí, sino que representa justamente un propósito objetivo a partir de una idea subjetiva. Las imágenes de las divinidades por ejemplo, no fueron creadas para ser objetos de idolatría, sino para ser consideradas como plataformas y recordatorios de los poderes y de los principios espirituales específicos de cada entidad, aunque no se ven, repitámoslo, representan un espíritu vivo y activo en el presente eterno.

Se trata de una expresión de los poderes del alma para superar la manipulación de la identificación a la limitación de la materia, esa experiencia ayuda grandemente para alcanzar la conexión con el campo mental de la energía del Padre.

“…así se entiende acá que este movimiento interior procede del centro del alma y despierta las potencias.” Las Moradas 7

La construcción de ese cuerpo de Luz, es el resultado del trabajo consciente y de la experiencia de parte del espíritu en la materia. El alma-consciencia es la forma de energía que el espíritu produce al encarnar o incorporarse en el cuerpo físico.

Porque se comprende de hecho que lo inmortal es la realidad y lo mortal es propiamente el simulacro. Condicionalmente la consciencia es inmortal, se sirve del cuerpo físico para envolverse a través de los distintos campos de energías descrito aquí, enlazándose gravitacionalmente según la frecuencia vibratoria de cada uno de ellos.

“Así que en la primera fase de ese proceso se personifica la imagen del ser humano en su doble naturaleza, aun mezclada entre lo mortal y lo inmortal. Gracias a esa toma de consciencia, vemos claramente todo lo que aún nos falta para plasmar la Luz en nuestra materia.” Rudolfo Steiner

Ahora, recalcamos que cuando nos referimos al Maestro, aludimos también y de alguna manera a nuestra Guía interior. Aunque puede ser difícil de aceptar para algunas personas con creencias distintas, esa Guía es representada en el caso que nos ocupa por el Espíritu del verdadero Cristo, el Anima Mundi. De cualquier forma es inevitable, porque es el gobernador y el jefe de este universo, es el puente y mediador, es la vida, la verdad y el camino a fuera como adentro. Ahora, es posible que para otra tradición su aspecto y noción cambie, sin embargo su función, sabiduría y energía vibratoria en esencia es la misma, es el bodhisattva de otra cultura.

Una vez más, si tenemos duda, en la duda nos quedaremos. Como lo vimos anteriormente, eso viene a repetirse en cualquier nivel y asunto. Por ejemplo, cuando los escépticos le preguntaron al Maestro: ¿Con que autoridad haces esto? Marcos 11 28 Entonces, se les preguntaron si ellos sabían el origen del bautismo de Juan, pues, a ver si así, sacarlos de la misma duda.Pero, por timadores y por sustentar el dilema en contra de Jesús, contestaron que no sabían y forzar así quizás la respuesta. Pero, entonces, el Maestro respondió; “Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.” Marcos 11 33. Con eso vemos la profundidad de la Verdad del Espíritu. Porque, al fin y al cabo, los escépticos se quedaron y se quedarán siempre en la duda.

El trabajo que debemos de hacer es precisamente liberarnos de influencias externas, realizando el tejido de la capa protectora que conforma el estado extrasensorial a través de la misma concienciación y de la acumulación de la acción de servicio desinteresado, es decir, de la caridad.

Se supone que en este nivel se ha superado plenamente los límites de lo racional y se es capacitado para reconocer y canalizar la Luz espiritual en bien del prójimo. También se comprende y se sabe ya sin duda que somos un espíritu inmortal, incorporado en un vehículo temporal de carne.

 

 

La visión Crística

|VOLVER A LECTURAS|


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías